¿Cómo obtener la certificación GMP?

Compartir en las redes sociales

La certificación GMP es un requisito indispensable para la industria farmacéutica. Para obtener la certificación, primero hay que presentar una solicitud de BPF que contenga el expediente de precalificación, lo que suele llevar medio mes. Además, hay dos etapas de auditoría:
1) Calificación del sitio, para lo cual los auditores visitarán su sitio durante 3-5 días;
2) Calificación del producto, para lo cual los auditores analizarán muestras de sus lotes de producción. El proceso completo suele durar de uno a dos meses y cuesta entre 30.000 y 40.000 dólares.

Además del costoso y largo proceso de solicitud, los fabricantes de productos farmacéuticos también deben pasar una auditoría anual in situ cada año, así como cumplir con los sistemas de gestión de calidad internos. El incumplimiento puede llevar a la suspensión de las operaciones comerciales y/o a la cancelación del registro por parte de los inspectores gubernamentales. La necesidad de las auditorías anuales recurrentes puede ser menos entendida en otras industrias, pero es vital en los productos farmacéuticos porque pueden tener un impacto que cambie la vida de los pacientes.

A nivel internacional, las empresas farmacéuticas han introducido y adoptado un número cada vez mayor de sistemas de certificación GMP. ¿Cuándo comenzó esta tendencia y por qué?

Hay varias razones por las que la certificación de las BPF se ha hecho cada vez más popular en la industria farmacéutica internacional. En primer lugar, la investigación científica internacional demuestra que el nivel de cumplimiento de las BPF es mayor entre las empresas farmacéuticas más avanzadas. El impulso inicial vino de Estados Unidos, donde un grupo de fabricantes farmacéuticos líderes estableció estrictos requisitos de BPF para sus instalaciones de fabricación de genéricos. Como resultado, más de 1.000 pequeñas y medianas empresas con sede en EE.UU. firmaron para cumplir con estas normas voluntarias, y algunas lograron la aprobación de la FDA de EE.UU. para sus productos genéricos en 2003 (US FDA: Generics: Key Issues; US PIRG; 2004). Desde entonces, las empresas farmacéuticas internacionales han seguido su ejemplo, adoptando y reforzando voluntariamente sus propios requisitos de prácticas correctas de fabricación o armonizándolos con los de otros países.

Una segunda razón para la armonización internacional de las BPF está relacionada con los costes de la calidad del producto. Se ha calculado que el incumplimiento de las BPF cuesta a la industria farmacéutica 1.200 millones de dólares anuales en Norteamérica y Europa (Schwarz et al., 2005). Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA), las empresas con sistemas de gestión de la calidad deficientes pueden incurrir en importantes costes adicionales por retiradas de productos, reclamaciones de los clientes, inspecciones y reelaboración o despilfarro de materias primas, que conducen a retiradas aún más costosas cuando el producto es utilizado por los consumidores (FDA: Guidance for Industry; 2003). Además, dadas las extensas cadenas de suministro de los productos farmacéuticos tradicionales, como los API y los productos finales, una interrupción en cualquier punto de la producción puede tener implicaciones de gran alcance para toda la industria. Estos factores están obligando a las empresas farmacéuticas de todo el mundo a colaborar en el desarrollo de requisitos comunes en materia de prácticas correctas de fabricación.

Por último, existe la creencia generalizada de que las normas GMP armonizadas ayudarán a hacer realidad algunos de los beneficios de la globalización para los actores más pequeños. Por ejemplo, estas empresas no tienen los recursos necesarios para desarrollar sus propias normas de calidad o equipos de auditoría con la experiencia adecuada. La armonización les permitiría obtener la certificación según un conjunto transparente de normas internacionales que les ayudaría a ganar credibilidad en los mercados internacionales (Cargill & Hertel; 2006).

¿Es obligatorio por ley el certificado GMP?

Está claro que los fabricantes de productos farmacéuticos deben cumplir las normas BPF para cumplir con los requisitos gubernamentales. Sin embargo, las leyes de algunos países exigen su cumplimiento incluso cuando las BPF no se aplican efectivamente. Según la Agencia Europea del Medicamento (EMA), por ejemplo, es importante que el medicamento contenga únicamente los principios activos que figuran en la etiqueta y no debe estar contaminado por otras sustancias (sección «Información del producto»). Esto puede ser un problema para las empresas de los mercados emergentes, donde los controles de calidad no siempre garantizan la presencia de todos los principios activos. La EMA sugiere que este problema puede resolverse fácilmente asegurando el cumplimiento de las normas de buenas prácticas de fabricación (GMP).

Además, la mayoría de las agencias farmacéuticas internacionales también han adoptado las normas GMP como criterio de exigencia para los medicamentos de prescripción. No existe un requisito estricto y uniforme en absoluto, pero más de una agencia ha hecho de la certificación GMP un criterio de validación para los medicamentos de prescripción (Hertel & Cargill; 2007).

¿Cómo evaluar el cumplimiento de las BPF por parte de una empresa?

El primer paso en la evaluación es averiguar qué pide la empresa para certificarse. El certificado puede ser emitido por un organismo de certificación, como la junta de GMP, o por un auditor, como IMS Health, al que la mayoría de las organizaciones han concedido la autoridad para auditar a las empresas.

Una vez verificada esta información, el siguiente paso es entender qué programas de certificación GMP existen. Esto puede implicar una búsqueda en los sitios web de la FDA, las publicaciones de la FDA y los sitios web de las agencias reguladoras que ofrecen orientación sobre las normas o los requisitos. También pueden ser útiles fuentes como los sitios web de fabricantes y asociaciones industriales. Es posible que las certificaciones más recientes no hayan sido ampliamente publicitadas, pero es probable que sigan contando con el apoyo de algunas de las principales empresas farmacéuticas que las han adoptado o son miembros de sus juntas directivas (GMP Board; 2006). Es probable que estas organizaciones proporcionen la información básica que debe incluirse en un documento sobre el sistema de calidad, que también identificará los lugares que visitarán los auditores in situ para la fase de cualificación del emplazamiento de la auditoría de las BPF. Otra fuente de materiales que enumeran cada requisito y cuándo debe aplicarse puede ser la ISPE (Sociedad Internacional de Ingeniería Farmacéutica) y otros organismos específicos del sector.

Por último, la realización de entrevistas con el personal clave de la empresa puede ayudar a recopilar información sobre cómo se implementan los requisitos de las prácticas correctas de fabricación y si se aplican de forma estricta o con gran flexibilidad. El documento del sistema de calidad y el informe de la auditoría deben proporcionar los detalles de los resultados de cada componente de la evaluación de las prácticas correctas de fabricación (GMP Board; 2006).

¿Qué se necesita para obtener la certificación?

Existen dos categorías para solicitar la certificación. Como requisito inicial, las empresas deben establecer un programa de prácticas correctas de fabricación que funcione rellenando un formulario de solicitud que requiere un conjunto de documentos como inventarios, informes de calidad y políticas de formación, etc.) (ISO: Sistemas de calidad; 1994). Además, es obligatorio realizar una auditoría anual in situ (sobre todo para los principios farmacéuticos activos) y al menos una fabricación por contrato al año. Dependiendo de los requisitos del país, algunas auditorías in situ pueden exigirse cada año o cada dos años, mientras que otras pueden tener una frecuencia anual. Cuando las empresas superan estas etapas y obtienen su licencia de certificación, suelen obtener un distintivo reconocible para mostrar información en sus productos.


Compartir en las redes sociales